26 de octubre de 2015

¡¡¡ Hasta saciar el gozo !!!


Imagen de la red



Cierro los ojos
y siento profundamente
las caricias, los besos 
húmedos en la noche…
Pero al abrirlos en la mañana
la soledad de mi cama
golpea fuerte
dejándome un mal sabor de boca.
¿fue un sueño de amantes?
o  ¿el vaho de un delirio?
-¿Es eso lo que recuerdas?
Los gemidos del alma
surcamos en el pozo
de los sueños locos.
Mi sueño como sonrisa,
obsesión por tus caricias...
Sal y melindre de tus besos,
ese camino de felicidad
¿ya se esfumó, amada?
-Ese camino, amado,
está tatuado en la piel con sangre
de venas abiertas al deseo.
Y si el beso, fue un sueño
inducido en alas del gozo
entonces bésame, bésame!!
hasta saciar el gozo.


Quino © 2015

Derechos Reservados

22 de octubre de 2015

Afasia y Gemidos [ II ]




Imagen de la red



Después de pasar la jornada fueron a sacar dinero al cajero de un banco, entraron y cerraron la puerta como si todavía sus mentes siguieran como dos adolescentes que nunca hicieran el amor.  No importaba que las gentes formaran cola. Seguían a lo suyo.  Y Fifí le dijo a Lázaro: mientras tu metes la tarjeta y sacas dinero voy reservado mesa en un japonés que tengo un hambre voraz.
Fifí se acercó a Lázaro por detrás,  alejó su cabello del cuello y lo besó mientras la otra mano la guía a su vientre, se adentra en los jeans, buscando su sexo y volteando su boca y la suya, lame a Lázaro con su lengua y  le muerde en los labios –como si de un vampiro se tratase- . Sus bocas eran cavernas de humedades que rocían gotas por las rocas.  Ella y él empezaron  a contonearse con sus cinturas mientras los muslos  se encendían y la excitación era latente y permanente …  El barco se desborda y como una lluvia torrencial, experimentan los bríos de un mar inmenso que se desataba, cada vez más y más. Poco a poco se arrimaron a otro rincón donde podrían estar más a gusto y como si estuvieran en lado oculto de la luna llena, Lázaro adosa en la pared a Fifí y lentamente desabrocha la blusa negra de ella sin dejar de besarse y la lujuria se apoderase hasta en los lugares menos pensados. Eran tantas las ganas del uno por la otra que Lázaro  se acercó a sus pechos y esgrimiendo sus pezones; estos se erguían como banderas en un campo de golf… Y cuando el birdie se ve firme, los pellizca, recorre su geografía, le besa la nuca y la devora como la energía de un león –como cuando, necesita su desayuno de un solo tajo- .  El volcán brama y cada vez estallan más los magmas del mismo, y como si fueran dos almas gemelas: sus muslos, sus piernas, logran entrelazarse hasta que ciertos gemidos afloran entre jadeos de Nirvana y trovas de Jimy Fontana…
El cajero saltaba y brincaba de alegría. Jamás pudo pensar que una pareja, llegase por allí, colocaran la tarjeta en su boca semi-abierta y pudiera apreciar con sus ojos –por donde soltaba el dinero-  lo que allí rezumaba y como si fuera un come-discos de los sesenta, se frotaba e ideaba como la siguiente partitura musical pudiese ser escuchada con tanta originalidad sin pagar entrada.


Quino ©
Derechos Reservados

18 de octubre de 2015

Amada, amante



Imagen de la red



Amada amante ...
estoy
desnudo ante ti;
tibia mi piel,
deseo ardiente ...
Vengo a ti
con la sed en mis labios,
como volcán de lenguas,
como diámetro de la tierra
que riega lava
solo en la sima

y en provocación a la tuya.

Navegamos
sin y en
cualquier dirección ...
Fiebre en los poros
-calor en la lluvia-
Desbordando mi fuente,
creciendo como árboles
nos encontramos
y te siento intrínsicamente
anidando en mi.

Somos algas y mar
luchando
en arenas tropicales ...
Quietud -aparente-
brota en la noche
y mi campo recibe 
abundantes semillas
de tu copiosa lluvia.
Caemos al unísono
vencedores y vencidos.


Quino©
Derechos Reservados



15 de octubre de 2015

Imaginando





Imagen de la red



Cada vez
que reflexiono, pienso;
las fantasías 
ocupan cierto espacio vital…
Los fantasmas como iconos
transitan y acuden
como zombis a mi retina, 
sin parpadeo existencial;
tratando de arrebatar
de mi mente, -la creatividad-
¿Dónde está ese lirismo dador de vida? 
¿Tendrá esa belleza interna el abrazo que ilumina?
¿Formará parte del encanto femenino?
O ¿sólo será un esbozo de un alma perdida?
Quizás…
-Quizás sea pura-
como agua cristalina…
Como una flor con brillo…
Como una estrella fugaz…
Tal vez !!
Más mi silencio, 
resuena
como fuerza abigarrada,
y el habla resopla
en besos enroscados,
en cuerpos rozagantes …
¿Tú lo sabes? 
-¿Dímelo? 
No me hagas afligir... 
La ansiedad 
oprime mi flujo cinético 
sin ver 
esa realidad 
y aunque lo intentas
-con todo tu poder-
no alteras ni este poema.



Quino©
Derechos Reservados

14 de octubre de 2015

Afasia y Gemidos ( I )



Imagen de la red




Fifí y Lázaro caminaban juntos en una noche agradable y despejada, sentían la brisa que les refrescaba,  y entre ellos hablaban: mira que luna mi vida!! ¿ ves como parece que habla? ¡¡Oh, que bello es nuestro amor!!,  se miraron y sonreían cómplices, enardeciendo al acariciar sus manos y suspirando al unísono.  Siguieron caminando hasta que vieron un jardín lleno de tulipanes rojos,  y fijaron las retinas del uno a la otra: voy a por uno,  giro y se lo muestro susurró, Lázaro:  Este tulipán es para ti, mi bella dama. Te quiero, te amo, como un afluente a su río, como las olas al inmenso mar, como la mujer corpórea y espiritual que eres, Fifí… Se  abrazaron con toda la intensidad de ese instante... Transcurrieron unos minutos,  el silencio formaba parte del entorno,  sobraban las palabras y el eco del mismo los fundía en un beso –no muy casto- con esa pasión que desbordan la lava y los volcanes...  Siguieron besándose,  sonriendo cómplices en una noche que filtraba y fusionaba la esencia de la vida inolvidable, asidos de sus cuencos,  notaron la presencia y esa seguridad del deleite de un orgasmo excelso y universal -al igual que el fuego que arde y sigue oxigenándose cuantas más pieles de naranja le arrojas-.  No necesitaron alas reales y en menos de que canta un gallo, volaron  y levitaron en su propio cielo. 


Quino ©
Derechos Reservados

9 de octubre de 2015

Invítame...






Imagen de la red




Invítame esta noche a morir
en tus encantos,
a peregrinar de principio a fin,
sin pausa y sin prisa,
que anhelo moldear tu cuerpo
como un alfarero, 
tendida sobre este lecho,
escuchando la melodía desencadenada,
admirarte como Venus que eres,
seduciendo la mirada de mi retina,
acelerando mi pulso,
tan sólo con verte ahí acostada,
esencia viva a ser amada;
a besar la geografía de mi cuerpo
con la mina de tus labios…
Me invitas?


Quino ©
Derechos Reservados.

6 de octubre de 2015

Pócima de Encanto



Imagen de la red



En 
los libros,
habita 
la sabiduría.
No 
son teorías, 
ni
es que la palabra
crezca
como rosas rojas
o como blancas…
Es
la pureza
y la dulzura
de la caña de azúcar
que 
copula
en el jardín
de nuestras almas.


Quino©

Derechos Reservados

4 de octubre de 2015

Piano de Deseo




Imagen de la red





Lámpara de caoba,
al amparo del fuego,
que impregna nuestros cuerpos;
abriendo veda a primigenios instintos,
incrementando conquistas,
presos de turbulencias.
Roce de rosa húmeda,
resbala por los relieves,
mi cuerpo el piano… que serenatas
arrancan tus cautivos dedos,
pertinaz zozobra que entretejes
con tus inquietas piernas.

Te unes a mi cuerpo,
vendaval y fuego,
sincopada premura,
emerge fruto del deseo.
Fenece la cordura,
sólo denso… el anhelo crepita;
tú enzarzas mis plegarias,
juegas y me quemas.
Te vas y regresas en simbiosis de entrega,
arrecia el presagio…
… sentencias legadas,
el riachuelo tornase océano latente.

¡¡ preciado manjar!!

Rutilante efecto…
 Las siluetas abrazadas
en la oscuridad,
indicios acordes,
ceniza que dormita;
clarinete en silencio...

 Safe Creative #1202161094693

Quino © 
Derechos Reservados

2 de octubre de 2015

Instintos



Imagen de la red



Cuando un pájaro
está en su nido
y vuela en su ensoñación
dinamizada,
porteando en su pico
alimento
a sus crías.

Es como la lluvia
que acaricia
y baña tu piel
como flor de brisa
y envolvente viento,
colmando mis fantasías.
Enciendes
mi instinto básico;
invitándome
al laberinto ardiente
que como reclamo
del trinar
de un ruiseñor
levitas y proyectas
el prisma de gemidos;
diluidos en lluvia
mojando cuerpo y alma.


Quino©
Derechos Reservados