30 de noviembre de 2015

Afasia y Gemidos [V y último]



Imagen de la red

Fífi y Jonatan deciden que deben volver a su galaxia. Pero Lázaro desconfía de Jonatan.  Y simplemente le pregunta:
- Puedo ir con vosotros?
- Si eres capaz a de luchar, por supuesto.
- Creo que sí, Jonatan.
- Pues no esperemos más.
Cuando inician el despegue en uno de sus platillos volantes. Lázaro llamó a Fifí mientras Jonatan conducía hacia la galaxia. Y le murmura que cree que no es su hermano. Que le parece que está suplantando a otro.  Entonces Fifí se acercó a Jonatan y le hizo una simple pregunta:
- Si tenemos que combatir, con qué tipo de arma lo hacemos?
- No te preocupes, hermana. Ya lo sabes con la cimitarra…
Fifí, no sale de su asombro y se da cuenta que en su tatuaje no había tal arma sino una lanza que cruzaba los anillos. Estaba segura que no era Jonatan. Pero como podía probarlo?
Se las ingenió con Lázaro. Me da la impresión que este es Policarpio. Ya verás, sólo tenemos que hacer una lanza –aunque sea de papel- si es así, les temen simplemente con verlas. Se pusieron manos a la obra. Terminan de hacer su labor y cuando menos lo pensaba el falso Jonatan –tiene ante si la lanza- . De repente cambió su talante, la cara se coloreaba de azul y esto demostraba que en realidad era Policarpio que había usurpado el cuerpo de Jonatan. Temeroso, Policarpio ante la situación decide luchar ante los dos y Fifí muy inteligente, le dice a Lázaro: Dime algo fuerte de amor, como sólo tu sabes, poeta. Los de su banda  son odiosos y les temen a todo tipo de caricias. Lázaro, mientras tanto con su lanza de papel no deja que le toque Policarpio y de su boca, pronuncia unos versos a Fifí (mientras se colocaban en una burbuja transparente y que con los rayos solares adquirían más intensidad y cegaba a Policarpio:

Apareciste etéreamente
sobre los techos quebradizos
de la esencia,
vienes de donde los papeles
señalan agua;
Saliste de mis sueños;
de allí vienes
llegaste a mi con una
transfusión de carne y hueso,
tocando mi alma inexplicable.
Amaneció en mi atardecer
antes de ti, me marchito,
tu magia me permite
atreverme al deseo…
Trenzarme de ti
en el borde de lo insólito
adherido al yugo suave de tus pies.
Perdido en el semblante de tu luz.
Y ahora bebo de tus pecados
hasta no quedar sobrio.

Fifí no se resiste ante esta trova y de una manera lujuriosa sus cuerpos ardientes y deseosos se manifiestan en todas las posiciones habidas y por haber tanto del Camasutra como del Tantra- .
Policarpio ante ello se va deshaciendo como una vela azul, hasta quedar en cenizas formando parte del polvo que allí residía. Los dos seguían en estado de embriaguez lozana y persistían hasta que en un instante, oyeron una voz que les decía:
- Benditas las personas que hacen el amor porque de ellos serán las galaxias, los cuatro elementos, el infinito, el universo y hasta lo más cósmico. 
La burbuja se rompe –como si volviesen a nacer- y juntos empiezan una nueva vida, sin saber lo que realmente les pasó.
 



MORALEJA: Quien piensa por si mismo, quien comparte su amor, quien es compatible con los demás, quien ama a su prójimo y confía para abrir las puertas del amor; siempre alcanzará una vida en esencia pura, viva y estelar –por muy pocos años que viva- practicando el amor y no la guerra.
Quino© 30/11/2015
Derechos Reservados


24 de noviembre de 2015

Afasia y Gemidos [ IV ]




Imagen de la red




Fifí después de encontrar la solución al clon de Lázaro.  No se reconoce, ni sabe en que planeta está. Dado que el extraño chico, conoce su nombre y como si la conociera de toda la vida. 
Ella, preocupada le pregunta por su nombre y que hace allí.
-  Hola Fifí, por fin te he encontrado.
- ¿cómo?  Responde ella.
-  Si, amiga del alma. Es que ya no me reconoces. Yo soy Jonatan a quien conociste en la facultad.
-  Jonatan… Jonatan… No recuerdo ese nombre.
-  Si te desnudas y ojeas tus nalgas, verás que tienes una J y una F enlazadas por unos aros atravesados con una lanza. Ella, ni corta ni perezosa, se mira las nalgas sin motivo aparente y descubre que en realidad, si tiene grabado lo que él le dice. 
- Te das cuenta de lo que llevas? Es que te lo hice yo mismo, hace muchos siglos. 
- ¿Cómo que siglos?... Dirás años.
-  Si, si siglos. Lo puedo demostrar.  Escucha peregrina… En que otro mundo de raras cerezas oíste tu voz? En que planeta sideral y de nieve, pudiste ver para saber donde estabas… ¿Te acuerdas?
- No, nada en absoluto.
- Intentaré ilustrarte. Yo era raíz de rosa, y me regabas... Tú, el nervio de mis ojos, nos perseguíamos atravesando cuerpos de venas y latidos por pieles de animales, por estambres, escamas, esqueletos y cortezas. Cincelábamos torres, éramos dos en uno con espíritu de lágrimas y sonrisas.
-No recuerdo nada de eso, amigo. No sé que historias me cuentas. Pero no entiendo como sabes tanto de mi y por qué llevo este tatuaje?
- Simplemente que éramos como el día y la noche; lo claro y lo oscuro, las raíces de otro mundo.
- Cada vez me lo pones peor, Jonatan.
- Has pronunciado mi nombre. Eso ya es algo…
- Y por qué me cuentas todo esto y así de repente. Si ni tan siquiera sé quien eres, ni donde vienes, ni porque nos paramos Lázaro y yo al ver tanta gente.
- Quizás porque es hora de que regreses a tu mundo. Porque eres el símbolo de la risa, el cristo del amor, la humildad global.
- Si eso es así. Quién soy? De dónde vine? A dónde voy? Y por qué ahora me necesitan?
- porque… por…que…porque… soy tu hermano de sangre. Somos del planeta Lumiere y si no vuelves nuestro mundo dejara de existir. Allí también tenemos oxígeno y agua como en este planeta Tierra. Pero los invasores Policarpio y sus secuaces quieren destruir las galaxias –incluida la Tierra- . Vengo a recogerte y llevarte. Mis días terminan y alguien debe gobernar y dirigir el imperio contra nuestros enemigos. Tú eres la reina por sangre y sabes como vencerlos.
- Oh, Dios !!! y porqué ahora? Estoy muy enamorada de Lázaro. Deseo estar con él toda la vida en la Tierra y me pides que crea en ti -así como así- dejar todo y gobernar una galaxia que ni siquiera conozco.
- Hermana, lo siento. Intentamos resistir, que tu vida fuera terrenal que conocieras todo lo que nosotros no vimos. Somos amigos de los terrestres. Y si Lázaro está de acuerdo, puede venir con nosotros. Dado que después de hacer el amor en el cajero se convirtió en un lumiere más.
Lázaro cuando escucha toda esta conversación queda estupefacto. No daba crédito a lo que oía. Trata de huir. Cómo iba a compartir amor con una extraterrestre. Cómo iba a ser su vida?. Todo un enigma se encerraba y su cerebro barrenaba como nunca lo había hecho. Fifí al ver que se alejaba, le llama:
- Lázaro, todo es muy extraño, insólito. Pero si en realidad me amas… No me dejes sola. No sabría vivir sin ti. Ven toma mi mano, rocemos los cuencos, entrelacemos nuestros cuerpos y que sea lo Dios quiera. Al fin y al cabo. Soy como tú. Vivo como humana, tengo sangre caliente, respiro como tu, y uno sin el otro no somos nada… Lázaro y es que mi alma se acongoja y le faltará esa luz intensa que brillan de tus ojos y prendes fuego en mi.
Mientras Fifí y Lázaro seguían hablando no se percataban de que Jonatan estaba herido y que se desangraba.  Las dos almas gemelas se besaron como nunca lo había hecho. El intercambio de fluidos era cada vez más enardecedor…  Eran un solo árbol con ramas verdes, tallo genuino y parecía que ya que la flor se asomaba como los capullos se abren, cada mañana al alba con el dios Febo…





No se preocupen, ni piensen por defecto ni por exceso. Traten de idear por si mismos y verán como entre todos podemos cambiar este mundo. No son los que rigen las naciones, ni las personas adineradas, ni los abanderados de cualquier bandera quienes pueden realizarlo. No, no amigos, no. La sartén por el mango la tenemos nosotros. Sólo hay que atreverse y abandonar ese miedo que siempre nos invade desde que nacemos.  Esta historia está casi finalizando y deseo con toda mi alma que las conclusiones que  deduzcan sean las más objetivas dentro de un mundo tan subjetivo e inhumano.


Quino© 2015
Derechos Reservados.

19 de noviembre de 2015

Afasia y Gemidos III



Imagen de la red





Fifí y Lázaro estaban de camino al restaurante japonés y pensaron: La verdad es que a mi, amor no me apetece nada cenar. Por qué no vamos a nuestro apartamento?
-Lázaro la miró y dijo: Bueno, la verdad… pensándole bien. Tienes toda la razón. Estaremos mucho más tranquilos, escuchando música y con mucha más intimidad. Me parece estupendo.
Caminaban juntos, sentían que el amor los invadía y toda era una sucesión de un inmenso deseo. No obstante cuando se internaban en la parte más cercana al apartamento, algo había sucedido. Había una gran cantidad de personas allí merodeando la manzana y Fifí le preguntó a una de ellas:
- Que ocurre aquí?
- No lo sé muy bien. Pero al parecer un joven se tiró por la ventana del edificio y vengo a ver a cubrir la noticia. Dado que soy periodista.
- Gracias, le dijo Fifí.
- Oye Lázaro. Alguien se lanzo al vacío por la ventana. No te interesa, que pudo pasar?
- Estoy un poco cansado. Pero ante este asunto no lo pongo en duda. Somos humanos y debemos de ayudarnos- Hoy por ti, mañana por mi-.
Se asomaron en medio de la gran masa de gentes que allí permanecían.  Y empezaron a averiguar que las versiones eran muy cambiantes. Lázaro se acercó al individuo que se había lanzado y pudo apreciar que se parecía a él una barbaridad. Que extraño, Fifí, este joven es idéntico a mi.  Ante tal enigma los dos se alteran y hablan uno con el otro. Todo es muy extraño. Unos dicen que no se lanzó sino que apareció como una bola de fuego como si de meteorito se tratase, de repente. Otros que fue atropellado y abandonado por unos gamberros.  La curiosidad por momentos, crecía muy aprisa y convulsionados y con sonrisas estériles, resucitaban palabras sin sentido y dado que querían colaborar. El miedo a Lázaro le invadía y se acercó a su clon cada vez más y pudo apreciar que todavía respiraba pausadamente. Llama a su novia y le dice:
- Oye, Fifí, esta persona es como mi alma y me siento muy extraño. Sé que me quiere decir algo, pero no entiendo nada, no habla nuestro idioma.
Fifí que era traductora de varios idiomas en el Consulting donde trabajaba y asintiendo, le comentó:
- Espera un momento, intentaré de alguna manera y haber si por casualidad puedo enterarme de algo.  Cual no sería la sorpresa que el destino le deparaba que entre murmullos el chico bisbiseaba en un idioma muy peculiar. Pero ella, que dominaba el árabe…
¡¡Lázaro sé lo que dice !!
Tienes ahí un papel y lápiz, vamos a descifrarlo. Fue anotando y el resumen era este:

Renuncié al deseo
de evitarte
al cruzar la calle,
renuncié al planteamiento
de no imaginarte…
Bebí lento y si respiro
de tus ojos y profundos
resbalando mi boca
besé tu nombre Fifí.

Quino ©  2015
Derechos Reservados

17 de noviembre de 2015

Mergullar Maxia



Imagen de la red




Disólvome
na
maxia
virando
en medio
do froito pulposo.

Escoito
o
son lene
da brasa viva,
a lingua mollada
ancorada en bicos.

Un
tambor
mergulla
non río escuro.
Pechados
os ollos
míroche… mírome
alma espida.



Quino © 2015
Derechos del Autor en galego




ZAMBULLIR MAGIA





Me disuelvo
en la
magia
girando
en medio
del fruto pulposo 

Escucho
el
sonido suave
de la brasa encendida,
de la lengua húmeda,
anclada en besos.

Un
tambor 
zambulle
en un río oscuro.
Cerrados
los ojos
te miro… me miro
alma desnuda.



10 de noviembre de 2015

El Cielo de tu Boca




Imagen de la red




Quizás 
solo 
sean besos... 
Pero besos 
que 
me 
queman el alma; 
cuando 
mi 
mente 
te llama 
y sin querer 
te extraña... 
Serán solo besos? 
porque 
me 
ahoga 
el llanto 
cuando besar 
tus labios 
anhelo tanto... 

Mis ansias 
están 
locas de besar 
tu boca 
con besos dulces, 
tiernos, 
traviesos, 
atrevidos 
llenos de sabores 
y multicolores 
que 
al sentirlos... 
tú, tu entres 
en un éxtasis eterno 
y 
apasionado 
que no quieras 
apartar tu lengua 
de la mía… 
pues ambas 
danzan 
y se acoplan 
en 
una dulce 
armonía 
que 
despierta 
mil sensaciones 
en tu 
alma y la mía, 
llenándonos 
de deseos 
y ambrosía. 

¿Es 
una locura 
el que sueñe 
con besarte 
hasta 
penetrar 
tu caverna 
y llegar 
al cielo 
de tu boca? 
Si es 
una locura…
Entonces 
que me llamen loco 
porque 
me muero 
y ansío 
por besar 
tus 
carnosos labios, 
colmándome 
de letargo 
al fundirme 
en ellos eternamente.
 


Quino © 10/11/15
Derechos Reservados

4 de noviembre de 2015

Sé tu misma




Imagen de la red




Arropo mi pecho
en el frenesí de tus senos…
levito en tus pezones
como cráter de fuego;
¡¡cosecha de lava y lascivia!!
infiltro en tu ombligo
la miel de mis labios
con la pasión y armonía
de un beso etéreo,
la fantasía de mis manos tiritan,
la orografía de tu cuerpo nos desnuda.
Vibro bajo el vaivén de mis dedos.
Irradias desvelos de luna llena
impregnándote locamente
como una brisa dócil, serena;
vivo en tu espalda cautivo
de tus ríos y geometría,

anclado hasta la médula, sibarita
mi boca volcánica, te desea
¡¡Átate a mi lengua!!

Sé tú misma…
Vive el presente absoluto
excelsa y estelar.

Quino ©
Derechos Reservados