16 de junio de 2017

Impíamente Erótica





Imagen de la red



Quisiera
saciarme de ti,
cercenar tu cuerpo
y con esa merma
tatuarme en ti.
No logro conseguirlo,
emerges mis instintos 
más básicos…
Sueño
con llenarme
en cada rincón 
de tu piel,
ahogarme
en tu céfiro velero.
Beberte
hasta reventar.
Y es que tu cuerpo,
tu alma y tu integridad
son un sacrilegio
que incita
al deseo y la rendición.
Eres
una invitación
a pecar, 
a caer en las redes
de tu maraña y lujuria.
Tú, diosa
de la maldición divina;
_eres impíamente erótica_

Quino © 2017
Derechos Reservados


Imagen de la red

2 comentarios:

  1. Hermosa invitación al pecado. Cómo resistirse a él con tan bellas letras. Me ha encantado Joaquín!!! Fuerte abrazo y feliz tatde de viernes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marina por tu gran comentario. Un placer verte por acá y que siempre dejas tu huella de forma muy alentadora. Bsss de luz y feliz finde, amiga !!!

      Eliminar