7 de junio de 2017

Perdidos entre Arena y Mar




Imagen de la red

Una noche la luna brilló
más que nunca.
Ella lo miró
y el sucumbió ante sus pies.
Su calor lo fundió en un beso eterno...
Una sutil caricia
el sudor los envolvió
en deseos de amar y ser amados.
Se unieron sus almas
 al ritmo del cielo;
sus pechos explotaban
 y un temor ávido
recorría toda su piel.
Un vendaval de gemidos
se sintió al amanecer.
Ni ellos sabían cómo fue;
se entregaron de cuerpo y alma,
se hicieron uno solo





- Arena y Mar -
impregnados, perdidos, extasiados;
enamorados, despojados,
lascivos, embriagados.
Desde entonces:
Así gozan,
así se abrazan,
 así se aman;
así anidan
... cada noche ...


Quino©
Derechos Reservados




2 comentarios:

  1. Qué mejor forma de fundirse en cuerpo y alma que hacerlo entre la arena y el mar...? Maravilloso poema querido Joaquín!!! Un fuerte abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arena y mar el complemento ideal para fundirse en el éxtasis, Marina. Y luego que esa suave brisa acaricie tu espalda como colibrí es al fina y al cabo el eco del silencio cuando el mar brama y todo permanece en la quietud y felicidad de dos almas abrazadas a fuego lento.
      Gracias como siempre por tu visita y por saber estar y ser en cada obra que escribo. Besiños de luz y feliz día, amiga !!!

      Eliminar